Raz Surf Camp

Situación Raz Surf Camp
Tienda Raz Surf Camp
Escuela de surf Raz Surf Camp
Nuevas instalaciones Raz Surf Camp

Costumbres gallegas que el resto del mundo necesita implementar

 Y no son el Black Friday ni el Cyber Monday… ¡que nos tiene un poco fritos con tanto bombardeo! Aunque, aun así, esperamos que hayáis aprovechado para renovar neopreno, tabla de surf, quillas… ¡lo que sea! Si es por el surfing, está permitido.

Bueno, que hoy venimos a hablaros de costumbres gallegas que necesitamos exportar YA al resto del mundo como, por ejemplo, que ni la lluvia ni el frío nos frena para salir a surfear. A los amantes del surfing nada les frena… ¡pero a un auténtico galaico menos! Nunca hace suficiente mal tiempo: ¡el invierno está para surfearlo!

Además, después del surfing, la cosa no se queda ahí. Una de las mejores costumbres gallegas es que la comida conforma un papel fundamental de la vida. No hay nada que una buena comilona no pueda arreglar, “quedar coma un pepe” es fundamental para los gallegos. Además de que tenemos cierto don para desplazarnos con ella a donde sea. ¿Qué vamos a la playa? Nos llevamos la neverita. ¿Qué hay fiestas en el monte? Nos llevamos la mesa con la olla. ¿Que estudiamos fuera? Que no falten los tuppers con materia prima de casa…

Y, cómo no, la comida siempre viene acompañada de amigos y/o familia, y de grandes dosis de humor, o de retranca, como queramos llamarle. 😉 Ya sabéis que eso no puede faltar, ¡y es lo que nos hace invencibles! Ese malo será que te puede llevar a ser un/a gran surfista, incluso cuando te costó más que a nadie tu primer stand up. Porque si algo tenemos claro, es que con constancia y paciencia, ¡todo es posible!

Además, podéis reconocer a un/a gallego verdadero porque nunca saldrá de casa, ni del camp, sin una chaqueta o sudadera, “por si refresca”. ¡Y en Razo nunca está de más! Por la noche siempre refresca y, después de un día de clases y actividades, ¡enfundarse una sudadera de Raz es lo más reconfortante que hay!

En fin, nos quedamos cortísimos porque hay tantas peculiaridades en nuestra cultura que molaría exportar… ¡pero podéis venir a vernos a Razo y disfrutarlas todas! 😉